EN DEFENSA DE ADOLFO SUÁREZ

EN DEFENSA DE ADOLFO SUÁREZ

  • Posted by Qveremos
  • On 2nd abril 2019
  • 2 Comments
  • aborto, Adolfo Suárez, defensa de la familia, dignidad humana, PP

Hace pocos días Adolfo Suárez Illana -nº 2 de la lista del PP por Madrid al Congreso- se manifestó en una entrevista radiofónica a favor de la vida y de la maternidad, criticando el aborto al hilo de la reciente (y aberrante) nueva ley del aborto aprobada por el estado de Nueva York. Sin perjuicio de la cita concreta, que podía contener una ligera imprecisión, y de la comparación más o menos acertada con los neandertales, lo cierto es que Suárez Illana hizo una encendida y valiente defensa de la dignidad de toda vida humana, y puso en valor la importancia de la maternidad.

EFE

Nada más producirse estas declaraciones dio comienzo el linchamiento mediático. Ante la tormenta política generada, Suárez se vio obligado a pedir perdón por la comparación, pero se reafirmó en su postura de defensa de la vida, la familia y la maternidad.

Desde Qveremos deseamos mostrar nuestro apoyo público a Adolfo Suárez, y agradecerle su valentía a la hora de defender al más débil; a pesar de las incomprensiones que seguro ha encontrado en su propio partido, y de la previsible caza de brujas a la que se iba enfrentar por parte de los medios de comunicación.

Vivimos en una sociedad bipolar y acomplejada, que tacha de “retrógrada” la defensa de la vida, y  considera un “derecho” y un “progreso” el asesinato anual de 100.000 niños en España.

Con el aborto lo que en verdad hace la sociedad es desentenderse de la mujer embarazada: la salida fácil y cómoda es el aborto, así nadie tiene que preocuparse de la mujer embarazada ni de su hijo. Por ello las mujeres embarazadas sufren en muchísimas ocasiones enormes presiones para que aborten, tanto por parte de su entorno familiar, como de sus parejas, e incluso de su entorno laboral. El “derecho” al aborto ha mutado en “deber” de abortar.

El PP por desgracia, y a pesar de las convicciones personales de Pablo Casado y de Teodoro García Egea, participa de este complejo, sin atreverse a dar la batalla cultural y política; ni corregir a aquellos candidatos que, como Cayetana Álvarez de Toledo, se manifiestan partidarios de la ley del aborto de Zapatero.

En el debate del aborto está en juego el corazón de la civilización: la dignidad humana y la protección del más débil. Por ello animamos a todos los políticos, siguiendo el ejemplo de Adolfo, a manifestarse clara e inequívocamente a favor de la vida. ¡Gracias Adolfo por tu valentía en la defensa de la dignidad humana!

 

2 Comentarios

Anonadado
Si el PP quiere darnos confianza lo tiene facilísimo: Que derogue inmediatamente la ley LGTBIHIJKK.... que excretó Cifuentes. Entonces le creeremos. Gracias a esa maldita y perversa ley hoy están amedrentando , arrinconando y amenazando al Obispo de Alcalá Monseñor Reig. Al igual que con Suarez , escarnio y persecución implacable por defender la verdad y el bien. ¡ Cuántos mal nacidos hay en España! No cabe un malvado y tarado más!
BQ
Lo cierto es que se puede defender la vida del no-nacido con argumentos más ágiles que los empleados por D. Adolfo Suárez Illana. Si nuestra legislación, por ejemplo en materia de trasplantes, señala el momento de la defunción como el cese irreversible de las funciones circulatoria y respiratoria se reconocerá mediante un examen clínico adecuado tras un período apropiado de observación, debería fijarse como inicio de la vida, como mínimo, el inicio de estas funciones en el feto, lo cual sucede con mucho antes del límite de la semana 14 que se establece para abortar. Sentado que el feto, al tener estas funciones, es un ser vivo, desde el mismo momento de su concepción es un ser con una identidad genética propia, distinta de la de su madre. La única particularidad es que depende de las funciones vitales de la madre para desarrollarse y nacer. ¿Es esta dependencia motivo suficiente para un ser humano pueda decidir sobre la posibilidad de nacimiento de otro? ¿Qué diferencia hay entre esa dependencia y la que tiene un bebé ya nacido? ¿Se trata simplemente de una cuestión de situación espacial, por estar dentro o fuera de la madre? ¿Cómo puede garantizarse el derecho constitucional a la vida si no se garantiza el derecho a nacer? Esas son las preguntas que habría que hacer para dejar a la luz que el aborto en realidad al ponderar los derechos del nasciturus y los de la madre, opta por la opción más cómoda, una opción que libre de responsabilidad no sólo a la madre, sino al otro progenitor. Con respecto al comentario del Señor Suárez y la legislación de Nueva York, no es cierto que se permita el aborto de los niños ya nacidos, pero si en el caso de nacimientos parciales, el llamado partial birth abortion, una práctica más que cuestionable desde todos los puntos de vista. Habría bastado con traer la atención a esta praxis para que el debate hubiera aportado un elemento de juicio a la sociedad. En definitiva, la intervención del Señor Suárez fuera valiente, sí, pero cuando uno se dispone a afrontar estos temas tiene que basarse en una preparación mucho más exhaustiva, antes que en comentarios superficiales que consiguen el efecto adverso al pretendido.

Responder a BQ Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *