Contra la maternidad. Una derogación irracional

Contra la maternidad. Una derogación irracional

  • aborto, Compromis, Podemos, protección de la maternidad, Red Madre, Valencia

El pasado día 24 de mayo el grupo parlamentario Compromís presentó en el Parlamento valenciano una propuesta de derogación de la Ley 6/2009 del 30 de junio, también conocida como “Ley de Protección a la Maternidad”.  Para ello ha contado con el apoyo del Partido Socialista y del grupo parlamentario Podemos, y así mismo, del Consell, que en el mes de julio le otorgó su beneplácito al dictaminar como favorable su tramitación.

En relación a este hecho quiero hacer algunas consideraciones apelando simplemente a la razón, es decir, a la lógica que presenta esta situación.  El PSOE, Compromís y Podemos que tanto promueven la participación de las bases y el pueblo, se están oponiendo con esta propuesta a una ley que nació de una iniciativa legislativa popular. Por lo tanto, no fue el PP ni partido alguno, sino la sociedad valenciana la que solicitó esta ley a través de la recogida de más de 80.000 firmas. Si estas fuerzas políticas actuaran con lógica, es decir, fueran coherentes con sus principios políticos, evidentemente no presentarían esta propuesta de derogación.

No es éste, sin embargo, el único punto de incoherencia. Una lectura y un examen del contenido de la Ley nos hace darnos cuenta del importante contenido social de la misma, sobre todo en relación a la protección y ayuda de los más desfavorecidos, como lo es una mujer embarazada con limitación de recursos económicos o en situación de riesgo de exclusión social. Es también una defensa de la libertad de la mujer, pues se insta a que se le informe de las entidades que pueden ayudarla, si lo decide libremente, a llevar adelante su embarazo. Por último, reconoce al no nacido, como un miembro más de la unidad familiar, con el consiguiente beneficio para los padres en ayudas sociales, etc. He aquí algunos de los puntos que la ley propone:

  1. Valoración de la vida en formación como un miembro más de la unidad familiar en las convocatorias de ayudas de servicios sociales
  2. Consideración del hijo no nacido como un miembro más a efectos de escolarización.
  3. Concesión de ayudas económicas a la mujer embarazada en riesgo de exclusión social.
  4. Gratuidad del gasto farmacéutico para las embarazadas menores de edad, en riesgo de exclusión social y con discapacidad
  5. Atención educativa domiciliaria para las madres adolescentes.

Como podemos ver, es una ley muy social,  que  ahora quieren incoherentemente derogar. A Compromís y a quienes apoyan esta derogación habría que preguntarles: ¿Es justo negarle todo lo anterior a una mujer embarazada en un entorno de dificultades económicas o situación de riesgo de exclusión?

Pero no sólo los partidos políticos son incoherentes. El mismo Consell, al dar su beneplácito también lo es. La Generalitat desarrolla y promueve el apoyo a las mujeres y sus libres decisiones sobre maternidad y salud sexual, y atiende a las mujeres con riesgo de exclusión social. Este Consell no tiene reparo en aplicar la Ley Orgánica 2/2010 de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción del Embarazo donde se apoya el aborto económicamente (por cierto, la “Ley de protección de la maternidad” no tiene dotación presupuestaria) en todos los supuestos. El Consell dando la conformidad para su tramitación a la derogación, no está apoyando a las mujeres en sus libres decisiones, por lo menos, elimina el apoyo a las que deciden continuar con su embarazo.  Solo se ofrece justicia y auténtica libertad a una mujer embarazada en riesgo de exclusión social cuando sabe que va disponer de apoyos reales si decide continuar con su gestación.

Dado que contradice los principios básicos de quienes han promovido y consentido con la tramitación de la derogación de la “Ley de protección de la maternidad”, me pregunto qué es lo que de verdad les mueve. ¿Es la justicia? ¿Es la defensa de los más débiles? ¿La protección de la mujer? ¿La verdadera defensa de su libertad sexual y su salud? Sospecho que detrás de esta derogación hay más ideología que justicia, más prejuicios que razón, más imposición que libertad. Pero, ¿por qué me sorprendo? ¿No es ésta la lógica irracional a la que nos tienen acostumbrados algunos?

Patricia Lorenzo Alcocer

Presidenta Asociación REDMADRE Valencia

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *