LA VOLADURA DE LA DERECHA

LA VOLADURA DE LA DERECHA

  • Posted by Qveremos
  • On 24th octubre 2020
  • 2 Comments
  • Moción de Censura, Pablo Casado, Unidad de la derecha, VOX

EFE

 

 

“La verdadera ruptura que hay en España hoy es entre rupturistas y reformistas, entre populistas y demócratas, entre radicales y centristas. Y Ud. y yo estamos en lados opuestos de esa disputa. Vox es parte del bloque de la ruptura con Sánchez e Iglesias”. Esta frase del discurso de Pablo Casado resume la nueva estrategia del PP con el fin de recuperar su mermado espacio político: Vox no es un partido democrático, su proyecto no es legítimo. Sus votos -pues Casado hizo en varias ocasiones el intento de separar a Vox de sus votantes- deben volver a ser del PP.

 

Los insultos personales con los que Pablo Casado atacó a Santiago Abascal [que “pisotea el tributo de sangre del PP”, “ingratitud y deslealtad”] solo podían estar planeados para acabar de volar los puentes con Vox. Y por desgracia desvelan una faceta insospechada hasta el momento en Pablo Casado.

 

¿Le dará los frutos electorales esperados esta nueva estrategia a Pablo Casado? Ciertamente es muy difícil pensar que semejante discurso pueda atraer a ninguno de los más de 3,6 millones de votantes de Vox. Por tanto solo puede estar dirigido a los votantes de Ciudadanos (1,6 millones), y a los que puedan abandonar el PSOE (aunque previsiblemente estos se dirigirían a la abstención o a Ciudadanos).

 

Según algunos medios de comunicación Casado hizo caso omiso de unas encuestas que indicaban que un 80% de sus electores preferían que se abstuviese en la moción o votase a favor. Y es que el sentir mayoritario en la derecha sociológica -al menos antes de la moción- apuntaba a la urgencia de encontrar vías de acción política conjunta que permitieran “vencer” en las urnas al Gobierno: la nula capacidad de gestión del mismo, su convivencia con los separatistas, sus intentos de ruptura del orden constitucional y un largo etcétera de actuaciones que nos enfrentan y empobrecen como sociedad, ponen a España en riesgo de quiebra como nación, y exigen por tanto altura de miras en los líderes de los partidos de la oposición.

 

La colaboración entre el PP y Vox podría haberse limitado a un acuerdo electoral para presentar listas conjuntas en las provincias donde no conviene dividir el voto (pero manteniendo integras sus propias identidades), o ir más allá, y como plantean voces como la del Presidente de la Fundación Valores y Sociedad, Jaime Mayor Oreja, ir a un proceso de refundación de la derecha en España. Dicho proceso debería partir de un esfuerzo de rearme ideológico, que reconciliaría a muchos votantes ahora desencantados con sus representantes políticos, atemperaría los excesos de Vox, y permitiría renovar los cuadros del partido naciente con la incorporación de profesionales de la sociedad civil (gran asignatura pendiente, fruto de la partitocracia imperante).

 

Pero en lugar de ello, y para que el movimiento de Pablo Casado tenga sentido estratégico, solo cabe esperar una cosa a partir de ahora: la conversión del PP en un partido aún más “light” de lo que ya es, que aspire a integrar a Ciudadanos, y hacerse “atractivo” para el votante tradicional del PSOE que desconfía de Sánchez. Casado se convierte así en el inesperado heredero de la política de Rajoy.  

 

El resultado por tanto no ha podido ser más dramático: la destrucción, con inquina personal de por medio, de las relaciones del PP y Vox son una malísima noticia para España. Casado, que acusó a Vox de ser parte de la pinza de Sánchez-Iglesias, recibió los aplausos de estos últimos.

 

 

 

 

2 Comentarios

Pedro
Sí una pena. Pero la situación política es la que es y hay que afrontarla con cabeza. Viva Queremos.
Elena
Yo creo que esto, además de ser estrategia de Aznar (como ya ha dicho algún medio) y redacción de Zarzalejos, tiene una clara intervención de Europa que quiere comparar a Abascal con Lepen, y cargarse así a Vox para volver a dominar la derecha. Pero les ha salido el tiro por la culata. No puedo estar más de acuerdo con vuestro artículo. Gracias!

Responder a Elena Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *