Sin Gobierno, sin representación

  • Posted by Qveremos
  • On 22nd diciembre 2015
  • 0 Comments

¡Por fin ha pasado el 20-D! Tras meses hablando sobre los posibles resultados de las Elecciones Generales en España, al fin conocemos el verdadero mapa político de nuestro país. Las que son probablemente las elecciones más decisivas desde la Transición, arrojan un panorama inestable, que hará muy difíciles las labores de gobierno. Es incluso posible que veamos un gobierno de “España contra España”, o quizás nuevas elecciones a la vuelta de Navidad.

El análisis del nuevo Parlamento arroja un panorama poco esperanzador:

  • El Partido Popular ha vuelto a ser el partido más votado, pero en el camino ha perdido millones de votos. Los incumplimientos de programa, el abandono sufrido por sus votantes tradicionales, los escándalos de corrupción, o la falta de democracia interna, han llevado a muchos a engrosar las filas de la abstención, poniendo de manifiesto las limitaciones del llamado “voto cautivo”.
  • El PSOE ha aguantado mejor de lo esperado, pero sigue rompiendo sus sucesivos suelos. Su crisis de identidad y su ambigüedad respecto del proyecto nacional continúan pasando factura a las bases socialistas.
  • Podemos y sus franquicias locales irrumpen con fuerza (aunque muy por debajo de lo que se pensaba hace apenas un año), y sobre todo con un mensaje claro, explicitado por Pablo Iglesias en la misma noche electoral: el objetivo es una reforma constitucional que rediseñe el marco de convivencia en España. Es la ruptura. Y por lo que parece no harán rehenes hasta conseguirla.
  • Ciudadanos decepciona en sus resultados: ha sufrido una poco inteligente campaña de desprestigio por parte del PP, que mina de esta forma a su único aliado potencial.
  • Y por último, nacionalistas y separatistas, que vuelven al Congreso con el fin de sacar provecho de un escenario de división, que puede resultar muy ventajoso a sus intereses rupturistas.

En conjunto el resultado de las elecciones es malo para España, y políticamente muy complejo. Si la legislatura llega a arrancar, será sin duda corta. Y la verdadera oposición correrá a manos de Podemos.

Es por ello que es tiempo de responsabilidad, de aunar fuerzas por España. De tomar decisiones valientes y responsables. De olvidarse de las siglas propias y de pensar en nuestro país. Los partidos mayoritarios deben asumir el urgente reto de renovarse internamente y renovar las instituciones, de trabajar por la cohesión de España, por la igualdad entre sus ciudadanos. Estas, y no otras, son las prioridades en España el 21 de Diciembre, las prioridades que deben marcar las líneas rojas de la negociación entre los partidos. Porque se trata del futuro de España y de los españoles.

A día de hoy muchas de nuestras aspiraciones carecen de representación parlamentaria. Nuestro anhelo de renovación social y política no se identifica plenamente con ninguna de las opciones presentes en el hemiciclo. Por desgracia todavía no es claro que los partidos vayan a “abrirse” a las demandas de una sociedad civil que no puede ser más clara manifestando su desaprobación, y que exige participar en la regeneración de la vida política.

Qveremos cree en el gran proyecto que es España. Por ello seguiremos trabajando por hacer oír nuestra voz, por esforzarnos en conseguir que la persona llegue a ocupar el centro de la acción política. ¡Contamos contigo en nuestro camino!
 

0 Comentarios