Existe un problema de sostenibilidad económica y política en el Estado Autonómico: su diseño no corresponde a parámetros racionales de cercanía al ciudadano y adecuado uso de los recursos, sino que se ha planteado en términos de reparto de poder político y de aspiraciones identitarias. Y ahora nadie quiere perder su cuota de poder, ni la multitud de puestos a repartir que genera un Estado Autonómico elefantiásico.

Poner orden en el Estado Autonómico requiere de un replanteamiento general, que pasa necesariamente por una reforma constitucional. Sin embargo, y a la espera del consenso necesario para llevarla a cabo, es urgente la aprobación de una Ley de Armonización que unifique el régimen jurídico básico en materia de Educación, Sanidad, uso de lenguas cooficiales, respeto a los símbolos del Estado y acceso a la actividad económica.

Un enredo perpetuo Estado de las Autonomías

  • Qveremos
  • 27th marzo 2016
Existe un consenso tácito entre la clase política española –que incluye a los nuevos partidos- por el que se asume que el Estado de las Autonomías funciona adecuadamente, y no requiere reforma alguna. Pero desde la perspectiva del ciudadano el diseño territorial de España presenta evidentes problemas de sostenibilidad económica y política, como han puesto […]
Leer más
0 Comentarios