Entrevista a José María Figaredo, Diputado de VOX

Entrevista a José María Figaredo, Diputado de VOX

  • Posted by Qveremos
  • On 15th octubre 2019
  • 0 Comments
  • Congreso Diputados, VOX

“Cuando entras en contacto con la España que madruga sientes que te transmiten un gran apoyo” 

¿Qué expectativas tienen de cara a las próximas elecciones, vistas las encuestas?

Las encuestas en España han servido, no como pronóstico, sino como generadores de opinión. Se han utilizado para azuzar y generar un estímulo a la izquierda. En Abril se publicaron unas encuestas infladas que solo pretendían estimular al votante de izquierdas. Luego el contraste entre aquellas expectativas y la realidad (que era el resultado de Andalucía trasladado al ámbito nacional), generó frustración en el electorado.

¿Qué ha supuesto la entrada de Vox en el Congreso?

En España hay tres líneas ideológicas más que una sola: hay una ultraizquierda que en España siempre ha existido; hay un gran consenso socialdemócrata en el que PP, PSOE y Cs coinciden, separándose con pequeños matices; y luego habría un patriotismo sin complejos, que suelen llamar derecha, y que dice cosas que piensa una parte de la sociedad y nadie se atreve a repetir. La situación es muy parecida a la que había en 1977, con un big Bang de nuevos partidos, y luego se produjo una progresiva concentración. Ahora estamos ante un nuevo big Bang, y Vox viene a dar voz al sentido común que se había quedado huérfano de representación.

¿Por ejemplo Vox viene a representar la alternativa en materia lingüística?

En efecto, la política que ha desarrollado el PP en Galicia o Valencia no difiere mucho de la de CiU en Cataluña o PNV en País Vasco. Eso no lo comparten la mayoría de los españoles, y alguien tiene que representar la disidencia con esas políticas.

¿Quién te metió en este lío?

Hubo un momento de cierta impotencia por la falta de contundencia contra ETA, el modo de afrontar la crisis…En aquel momento yo estaba trabajando en Asturias, seguía con interés las opiniones de Santiago Abascal o Alejo Vidal-Quadras…Y al ver que fundaban Vox me plantee: en la vida se puede ser espectador o protagonista. Y di el paso, y aporté lo que pude: redacción de documentos, estatutos, apoyo jurídico al partido naciente, que apenas tenía medios. Me afilié en Asturias, y aunque alterno mi militancia allí con la que hago en Madrid, me mantuve de militante en Asturias.

En 2015 me tocó el primer momento de compromiso electoral: acompañé a Javier Ortega-Smith y a Rocío Monasterio en la lista municipal de Madrid.

Mi vida evolucionó, estaba preparando mi boda, y se convocaron las elecciones de 2019. Entonces me propusieron encabezar la candidatura por Asturias. Al principio dudé, pero de nuevo me planteé que había que elegir entre ser protagonista o ser espectador, y pese a las complicaciones que me supone en estos momentos de mi vida, di el paso.

¿Cómo fue aquella campaña en Asturias?

Hubo un primer momento de incertidumbre, pero en cuanto empecé a recorrer el Principado, a experimentar el contacto con la gente, recibí muchas palmadas en la espalda y mucho apoyo. El contacto con la gente es fantástico.

Viví en campaña la cruda realidad política de España: los más críticos y los que más protestan son capaces de hacer mucho ruido, pero la gente normal, la España real, la España que madruga, tiene mucho que decir y cuando en el contacto directo te acercas a escuchar ves que tienes mucho apoyo.

En cuanto a Asturias en concreto, Foro Asturias heredó mucho voto del PP, ¿se aprecia que Vox Asturias hereda voto del PP?

Mi análisis actual es que Foro está en declive. Si logra sobrevivir, se acabará convirtiendo en una derecha regionalista, al estilo del PRC. Y al igual que otras fuerzas que abogan por una sola zona, han perdido de vista el interés general español. En España se premia mucho a los hijos pródigos. Y no queremos representar eso, sino trabajar por el interés general de España.

¿Qué sensación tienes de estos meses en el Congreso?

Vox en el Congreso ha presentado varias proposiciones de Ley, se ha hecho un gran trabajo. Pero la principal función de Vox en el Congreso es poner encima de la mesa asuntos que no se habían escuchado en mucho tiempo en el Congreso, porque en el Congreso solo estaba la izquierda radical y el tricentrito. Vox ha logrado que esa parte de la sociedad que estaba huérfana tenga voz.

¿Incomoda al poder las cosas que dice Vox?

Ha habido momentos que no tienen precio: por ejemplo, un momento glorioso fué cuando Macarena Olona plantea la corrupción del PNV, después de años tratándoles con algodones. Los miembros del PNV enrojecieron de ira. Poder ofrecerles a los ciudadanos momentos así no tiene precio.

0 Comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *