Entrevista a Antonio Camps

Entrevista a Antonio Camps

  • Posted by Qveremos
  • On 11th septiembre 2017
  • 1 Comments

Entrevistamos a Antoni Camps, diputado en el Parlamento de las Islas Baleares por el Partido Popular. Político poco común, habla sin tapujos de las contradicciones de su partido en temas como las leyes LGTBI o el aborto. Así como del movimiento catalanista en las Islas, que domina por completo el ámbito educativo.

Antonio Camps “presume” en su cuenta de twitter de ser “provida”… ¿es usted un político en peligro de extinción?

Desgraciadamente, hoy en día, defender la vida humana desde su inicio hasta su muerte natural no está de moda. La cultura de la muerte se ha infiltrado en muchos ámbitos de la sociedad y hay pocos valientes dispuestos a dar esta batalla. En el Partido Popular también se ha infiltrado esta cultura de la muerte que lo corroe todo. Desde mi punto de vista, ha sido lamentable que el PP no haya tenido los arrestos suficientes para cambiar la actual ley del aborto. Pero yo soy de los que pienso que es mejor intentar cambiar las cosas desde dentro y, por eso, me preocupa que quienes han defendido la vida desde dentro del Partido Popular se estén yendo del partido. Creo firmemente que el Partido Popular debería recuperar, otra vez, y de verdad, la defensa de la vida, como una de sus características más distintivas. Ahora mismo, los que defendemos la vida estamos huérfanos de partido político.

Como anécdota curiosa, ahora estamos debatiendo en Baleares la conocida como Ley de los toros a la balear. Se producirá la paradoja, una vez esté aprobada, que los toros y el resto de animales estarán, legislativamente, más protegidos que el propio ser humano en sus primeras fases de crecimiento. Un detalle que hice notar a una de las diputadas promotoras de esta iniciativa, de Més per Mallorca. La respuesta fue bloquearme en el Twitter. En el fondo saben que su postura es incoherente y les molesta que se les haga esta reflexión.

En su línea de político comprometido, lleva tiempo alertando sobre la ideología LGTBI y sobre su imposición a la sociedad española. ¿Cómo cree que puede afectar a nuestros jóvenes y niños una Ley en este sentido y por qué cree que el Partido Popular también defiende los postulados del lobby gay?

Es otra cuestión a la que el Partido Popular ha ido cediendo e, incluso, en algunos casos se ha convertido en un encendido promotor. Las leyes LGTBI que se están imponiendo en numerosas comunidades y que se quiere promover también a nivel nacional, son una auténtica aberración, un atentado a las libertades individuales y significa la imposición totalitaria de unos postulados que, desde mi punto de vista, son nocivos para los jóvenes y niños y, en general, para todos.

La peor perversión de todas estas leyes es que se esté imponiendo en los colegios la ideología de género. Bajo la excusa de no discriminar a las personas LGTBI, algo que todos compartimos, se está imponiendo la normalización de algo que, desde mi punto de vista, no es normal. Se está adoctrinando a nuestros jóvenes para que la heterosexualidad sea una opción más, ni mejor ni peor. Es más, se vende como mejores y más divertidas las otras opciones.

Y me parece además inconstitucional el régimen sancionador de estas leyes que conculcan libertades fundamentales, como la libertad de expresión o la libertad religiosa. Y aun peor, en estas leyes se invierte la carga de la prueba, algo que también es inconstitucional, de modo que ante una acusación de homofobia, no es el acusador quien tiene que demostrar la culpabilidad del acusado, sino el acusado quien tiene que demostrar su inocencia.

Se está imponiendo una sociedad hipersexualizada, como si no hubiera cosa más importante en la vida. Una sociedad hedonista que solo busca el placer por el placer y que no quiere responsabilizarse de nada. Y a esto, por desgracia, se está dando cancha en las escuelas, con el beneplácito y entusiasmo, en algunos casos, del Partido Popular.

Bajando a la política regional, respóndanos a los ciudadanos de la Península al gran misterio de la política española de los últimos años: ¿Cómo es posible que los políticos de izquierdas de las Islas Baleares (y algunos de sus ciudadanos) se sientan catalanes? ¿No es como si un cántabro se sintiera extremeño?

Los partidos de la izquierda nacionalista siempre han tenido un vínculo y un afecto especial hacia Cataluña, algo que en si no debería ser malo. El tener una lengua con un origen común a la lengua de Cataluña y Valencia y, en el fondo, el tener una cultura similar, hace que estos vínculos y estos afectos puedan ser mayores.

Pero una cosa es esto y otra es utilizar estos argumentos para identificarnos con el movimiento separatista catalán y defender la visión imaginaria de unos supuestos Països Catalans. El tener mayor cercanía sentimental con Cataluña no debe ser un motivo para odiar al resto de España.

Y a este sentimiento antiespañol alimentado por la izquierda nacionalista, también se le ha sumado un PSOE balear totalmente rendido a los postulados catalanistas y que también miran con recelo a todo lo que sea español.

El movimiento catalanista en Baleares ha conseguido importantes avances. Hoy es omnipresente y omnipotente en el sistema educativo de la comunidad. Y tiene una importante influencia en los medios de comunicación. Y esto ha sido posible por incomparecencia de aquellos que pensamos distinto. El Partido Popular durante demasiados años ha dejado de lado la educación, ha dejado crecer al monstruo y hoy este monstruo tiene unas dimensiones enormes.

Aunque todavía a nivel social, Baleares, de forma mayoritaria se siente española, no es menos cierto que se está desarrollando un sentimiento de pertenencia catalanista, que de alguna manera se tiene que afrontar. El Partido Popular tiene un importante reto y tiene la obligación y la responsabilidad de frenar este proceso involucionista. No se pueden poner paños calientes, ni ponerse de perfil ante estas circunstancias.

Y siguiendo en Baleares…dos años después del autodenominado “Govern de la gent”, ¿qué valoración hace de este tiempo? ¿en qué ha mejorado su región y en qué ha empeorado?

Después de estos dos años de gobierno, la realidad es que estamos igual o peor. Se han subido todos los impuestos propios y cedidos a la comunidad, con el agravante de que no se ha hecho para amortizar deuda o reducir el déficit, sino que se han subido los impuestos para poder gastar más. Al ser un gobierno de pacto que lo único que les une es el odio al Partido Popular, en estos dos años solo se han sabido poner de acuerdo en derogar las leyes que había aprobado el Partido Popular en la anterior legislatura. Han derogado las leyes de turismo, del suelo y agraria. También han derogado la Ley de símbolos y la de protección a la maternidad. Y todo ello sin presentar una alternativa.

Solo se han puesto de acuerdo en cuestiones puramente ideológicas, como la Ley LGTBI, o la Ley de fosas, o las que ahora se tramitan como la Ley de Memoria democrática o la Ley de los toros a la balear. Leyes, por otra parte, que en nada solucionan los problemas cotidianos de nuestros conciudadanos.

Es más, aparte de medidas como la subida de impuestos, no hay ninguna medida económica positiva. La ley de industria aprobada recientemente es una ley vacía de contenido, llena de lugares comunes y que poco va a hacer para recuperar el sector industrial de la comunidad.

Y mientras los problemas cotidianos no están resueltos. Nada han hecho en cuestión de saneamiento ni de abastecimiento de aguas. Tampoco han resuelto el grave problema de vivienda que padece nuestra comunidad, especialmente en Mallorca e Ibiza. Han creado, por otra parte, conflictos innecesarios con el sector del transporte público y el taxi. Y se han llenado la boca de trabajar por la educación, cuando en realidad, hoy hay más barracones que antes en la escuela pública y se está propiciando una persecución por asfixia a la escuela concertada.

Hace unos años, hablando de la huelga de docentes que sufrieron las Islas Baleares, en un célebre artículo usted decía que la única “obsesión” de los colectivos convocantes “es poder seguir colgando de las fachadas de los colegios los lazos catalanistas”… ¿cómo es la situación de la educación en las Islas en el año 2017?

El sector educativo está controlado y dirigido, como decía antes, por el catalanismo más intransigente. La educación de nuestros hijos es una cuestión secundaria para ellos, pues su prioridad es el adoctrinamiento y formar en el “espíritu nacionalista” a los alumnos. Muchos de los que antes encabezaron las manifestaciones contra el modelo trilingüe que impulsó el gobierno de Bauzá y convirtieron las escuelas en un campo de batalla, hoy ocupan cargos de responsabilidad en el Govern, en los consells insulares o están sentados en los bancos del Parlament. El objetivo ya está cumplido.

Se equivocan quienes pensaron que todas esas manifestaciones querían una mejora de la calidad educativa o una mejora en infraestructuras. Lo que pretendían era ocupar el poder, barrer al Partido Popular para gobernar ellos. Utilizaron los niños para sus batallitas políticas. Y hoy hay “paz” en las aulas, no porque se haya mejorado nada, no porque haya mayor calidad en la enseñanza, o mejores infraestructuras. Hoy hay “paz” en las aulas porque el catalanismo puede campar a sus anchas, porque hay impunidad total por parte de los docentes. Han reducido el castellano al nivel de lengua extranjera y se han reducido, como nunca, las horas dedicadas a lengua extranjera, siendo el catalán omnipresente en todos los niveles. Hoy se puede premiar con un sobresaliente un vídeo que insulta a la Iglesia y al Obispo y no pasa nada. Un condenado por incitar al odio y al terrorismo puede dar charlas en las aulas de las escuelas públicas y no pasa nada. Un profesor puede acosar a un ex alumno por las redes sociales porque este alumno no comparte las ideas ultracatalanistas y separatistas de su exprofesor y tampoco pasa nada.

Y por si esto fuera poco, se persigue como nunca a los profesores de religión y a las escuelas concertadas.

Sin duda, la conselleria de Educación es la más sectaria de todas las consellerias. Está llena de fanáticos que no gestionan para el conjunto de los ciudadanos, sino que lo hacen solo para contentar a los sectores más radicales de la izquierda.

Finalmente, ¿cómo se ve y cómo cree que acabará el órdago secesionista catalán desde una parte de esos “Països Catalans” que los nacionalistas quieren imponer al resto de España? ¿Si Cataluña fuera independiente de España, en qué situación quedarían las Islas Baleares?

Estoy convencido que Cataluña nunca será independiente. De hecho, soy de los que pienso que la ley se tiene que aplicar con el rigor y la contundencia que sea necesaria para evitar cualquier conato independentista que pueda surgir.

Dentro del Govern balear y de los partidos de izquierdas hay quienes ven con esperanza este proceso separatista. La consellera de cultura Fanny Tur ya dijo que estaba muy ilusionada con todo este proceso independentista y afirmaba que Cataluña debería ser un espejo para Baleares. Es evidente que en determinados sectores de la izquierda la independencia de Cataluña es algo que ven con buenos ojos y a lo que aspiran es a conformar este mundo irreal de los Països Catalans.

Sin embargo, no tengo ninguna duda de que Baleares, en su inmensa mayoría, no quiere ni desea rendir vasallaje Barcelona. Baleares quiere ser y seguirá siendo española, aunque determinadas minorías insistan en querer ser catalanas. Por tanto, si Cataluña se independizara, estoy convencido que Baleares quedaría en el mismo sitio, donde está ahora, dentro del orden de la legalidad y de la Constitución.

En cualquier caso, ya digo, es muy improbable que Cataluña se independice. La configuración del estado no puede estar sujeta a la voluntad de una sola parte. Es una cuestión que tienen que decidir todos los españoles y tiene que haber el acuerdo suficiente para modificar la Constitución para que se pueda permitir esta eventual separación, acuerdo que hoy por hoy es imposible.

1 Comment

Jaume Soler
Molt be Toni,no afluixis segueix així, som molts que pensam com tu, a balears no serem mai catalans, som i serem sempre balears i per suposat espanyols

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *