Conversación con Luis Peral, ex senador por el Partido Popular

Conversación con Luis Peral, ex senador por el Partido Popular

  • Posted by Qveremos
  • On 31st octubre 2018
  • 0 Comments
  • educación, ideología género, LGTB, Luis Peral, PP

Qveremos: Concejal en el Ayuntamiento de Madrid, diputado autonómico y consejero en varias etapas, senador… ¿cuál de todas sus etapas políticas fue más intensa o más interesante?

Luis Peral: Los 12 años en el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid (6 de Vice-consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte, 2 de Consejero de Trabajo y 4 de Consejero de Educación) fueron una gran oportunidad de intentar hacer realidad proyectos para mejorar lo que encontré y compromisos electorales (que se cumplieron todos), gracias al apoyo de mis superiores políticos y a los magníficos equipos de colaboradores con los que conté

En los últimos años, usted ha sido uno de los grandes expertos del PP en materia de educación, ¿por qué España está a la cola de los rankings educativos en Europa y qué debemos hacer para revertir la situación?

La Educación en España va mejorando en los últimos años. Y más mejoraría con un pacto educativo que incluyese:

  1. Un compromiso de promover la calidad, la exigencia, las evaluaciones, la autonomía de los centros, la rendición de cuentas, la información pública y transparente y la homogeneidad del sistema educativo español. Todos estos objetivos figuran en el Preámbulo de la Ley Orgánica de Educación (LOE) del 2006, por lo que no deberían ser rechazados por la izquierda que tanto defiende dicha ley
  2. Las libertades educativas – y especialmente el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos y la viabilidad de la educación concertada – deben ser promovidas y amparadas en toda España, no sólo por dar cumplimiento efectivo a la Constitución sino porque juegan un papel fundamental en la mejora de la calidad educativa y en la eficiencia del gasto público destinado a la Educación
  3. En contrapartida de lo anterior, todos los partidos deben comprometerse a reforzar la inversión educativa, a través del aumento progresivo de presupuestos del Ministerio de Educación, para el impulso de programas de calidad y equidad que ejecutarían, previa transferencia, las Comunidades autónomas. De esta forma, se avanzaría en la vertebración y homogeneidad de nuestro sistema educativo, que hoy sufre diferencias inaceptables entre Comunidades Autónomas.

En julio de 2016 incumplió la disciplina de partido al ausentarse en la votación de la ley LGTB en la Asamblea de Madrid. ¿Por qué un partido en teoría tradicional y conservador como el PP ha llegado a ser punta de lanza de la ideología de género en muchas regiones españolas, como la Comunidad de Madrid?

En esa ley la actuación coordinada de PSOE, Podemos y Ciudadanos introdujo decenas de enmiendas que cambiaron notablemente lo que iba a ser una ley de no discriminación (lo que me parecía bien e iba en el programa electoral). Solicité votación separada de los 6 artículos más debatibles, de un total de 81 que tenía la ley: inversión de la carga de la prueba, prohibición de obtener apoyo profesional para cambiar de orientación sexual y de operar a los niños intersexuales recién nacidos, ideología de género en el sistema educativo, fondo bibliográfico LGTBI en bibliotecas escolares…). No se me concedió ese voto separado, no participé en la votación y fui sancionado. Algo que creo que no volverá a ocurrir, pues en el Congreso Nacional del PP de 2017 se aceptaron sendas enmiendas (presentadas por un diputado y por mía) que respaldaban el voto en conciencia añadiendo en el artículo 7 de nuestros Estatutos el texto siguiente:

El Partido Popular respeta y ampara el voto en conciencia ejercido por sus militantes en los órganos representativos de los que formen parte en aquellas cuestiones que afectan a sus convicciones más profundas

El PP debe intentar recuperar muchos votos perdidos. Debemos diferenciarnos de partidos como Ciudadanos que, hasta ahora, no parecen querer «empatarnos» en la defensa de la familia, del derecho a la vida, de la educación concertada y del derecho de elección de los padres sobre la educación de sus hijos.

Tengo plena confianza en que Pablo Casado va a defender estos principios, que sin duda fueron importantes para su triunfo en el último Congreso del PP.

Sin dar la batalla de las ideas desde hace tiempo, ¿al PP le preocupa que algún otro partido político pueda llenar ese vacío de defensa de cuestiones como la vida, la familia o la libertad lingüística que el PP abandonó hace tiempo?

En el Congreso Nacional del PP de febrero de 2017, y en el Congreso del PP de Madrid de Marzo del mismo año me pareció percibir claramente una sensibilidad mucho mayor hacia esos principios y compromisos. De hecho, en mi caso, se me aceptaron enmiendas  sobre represión de la discriminación laboral por embarazo, oposición al suicidio asistido, apoyo a entidades que ayudan a las embarazadas, derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios y de los centros, consideración del concebido como un miembro más de la familia (como ya lo está en Galicia), perspectiva de familia en todas las políticas públicas, protección de menores frente a contenidos inadecuados en los medios audiovisuales y en internet, apoyo a la educación concertada y al derecho de elección de centro por los padres,…

Bienvenido en política todo el que defienda a la vida, la familia, las libertades educativas y la libertad religiosa y de conciencia. Ojalá se pueda llegar a acuerdos para que no se pierda ni un solo voto de los que comparten estos principios.

Por último, ya retirado de la actividad política institucional, ¿a qué dedica su tiempo “político” Luis Peral y cuáles cree que son los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad española actualmente?

Sigo comprometido en defensa de esos principios que antes mencioné e intento aportar mi contribución a través de mi militancia activa en el PP y de entidades como la Fundación Valores y Sociedad (que preside Jaime Mayor Oreja y de cuyo Patronato formo parte),  la asociación Familia y Dignidad Humana (de la que soy Secretario) y  otras iniciativas de ámbito internacional, como One of Us, la Political Network for Values  o de OIDEL, organismo consultivo de Naciones Unidas y del Consejo de Europa sobre la libertad educativa.

Son muchos e importantes los retos a que se enfrenta nuestra sociedad:

  • Hacer frente con la máxima firmeza al desafío separatista en Cataluña
  • Recuperar la concordia entre los españoles, amenazada por “memorias históricas” sectarias, y continuar la obra ejemplar de la Transición
  • Apoyar a la familia y fomentar la natalidad
  • Mejorar la educación con libertad, equidad y calidad
  • Mantener la recuperación económica de los últimos años, extendiendo sus efectos a la mejora de las condiciones laborales de muchos jóvenes, hoy inaceptables
  • Afrontar el reto de la inmigración, poniendo en marcha un acuerdo de la Unión Europea con los países del Magreb y del Sahel para promover el libre comercio, el desarrollo sostenible, el empleo local, las infraestructuras, los derechos humanos y la estabilidad política, creando nuevas oportunidades en los países de origen y paso de los migrantes hacia Europa

0 Comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *